¿POR QUÉ LAS EMPRESAS NECESITAN UN PLAN DE COMUNICACIÓN EFECTIVO? (II)

En el anterior post bajo el mismo título vimos la importancia de conocer exactamente qué entendemos por un plan de comunicación, pero a la hora de hacerlo efectivo hay una serie de elementos a tener en cuenta, previsibles en todo caso, pero imperiosos en su necesidad de ser incluidos en la estructura comunicacional una empresa.

Como guía ineludible, recordamos las aportaciones de Petit Cano [1], que atiende a aquellas cuestiones a las que, en definitiva, debería responder todo Plan de Comunicación:

Identificación de objetivos y fines

Primordial es que sean coherentes, entendibles y compartidos y asumidos por la globalidad del equipo: unívocos, concretos y relacionados directamente con el fin último; además de posibles y realistas, proporcionados a la empresa, legítimos y éticos.

Identificación del público objetivo

¿Participan en los objetivos de mi empresa? ¿Son directos o indirectos? ¿Tienen vinculación por su ubicación geográfica o por sus características sociales y culturales?

Delimitación de medios

Nunca deben confundirse con los fines. Nos referimos a soportes y herramientas de comunicación: desde notas de prensa hasta publicidad, MD o atención telefónica. Eso sí, deben ser: eficaces, idóneos al objetivo, asequibles y, por su puesto, estar disponibles.

Presupuesto

Será la idea de proporcionalidad la que nos ayude a delimitarlo:

  • Proporción entre el valor de cada objetivo y el coste total del plan.
  • Proporción el coste de los medios utilizados (canales) y el público objetivo.
  • Proporción entre la inversión y los resultados.

Fijación de plazos

Sabido es que lo que está fuera de plazo no sirve a la causa que motiva la actuación. Es vital diferenciar el plazo deseable del disponible. Deben ser: realistas y flexibles ante eventualidades. Este adelanto y previsión ante situaciones adversas aisladas que puedan resultar contraproducentes para la empresa y perjudiciales para su imagen debe plasmarse en un plan de crisis. Pero este punto mejor lo desarrollamos en otra ocasión, pues su post es merecido.

Sistema de evaluación

Mediante un sistema y metodología determinada se establece la relación coste-beneficio de la comunicación corporativa. No obstante, a lo largo del proceso se han creado una serie de valores intangibles derivados de haber generado una buena (o mala) imagen. Esta medición representa un valor añadido y tiene repercusiones en distintas áreas de negocio.

Pero ¡Cuidado! No esperemos al final del proceso: si lo que se está realizando no corresponde con lo que se planeó, difícilmente lograremos el objetivo propuesto.

Hay que matizar que todo Plan de Comunicación está determinado por definición con la actividad y la razón de ser de la empresa en cuestión, además de por su cultura organizacional, por lo que se deduce que no todos deben seguir un mismo esquema y desarrollarse de igual modo.


[1] Petit Caro, A. (2001): “El plan de comunicación: génesis y desarrollo”. Bel Mallén, J. I.  (coord.) Comunicar para crear valor,  la dirección de comunicación en las organizaciones, Ediciones Universidad de Navarra. EUNSA. Pags. 171-196.

¿CÓMO SACAR EL MÁXIMO RENDIMIENTO A TUS REDES SOCIALES?

Ya seas una gran empresa o una pyme necesitas un plan de social media fundamentado en tus necesidades y objetivos. Las redes sociales evolucionan muy rápido así que la estrategia de marketing online debe seguir este ritmo y jamás permanecer estática. En este post te enseñamos cómo planificar una estrategia para una gestión eficiente de las redes sociales y la desarrollamos paso a paso:

  1. Prepara tu cuartel: Me refiero a tu landing, tu blog o tu web, es decir, tu base de operaciones. Página de destino de las acciones online que realices. Cuando alguien quiera saber más sobre ti, tus servicios o productos deben ser redirigidos a tu site. A este nivel, es muy importante controlar la experiencia del usuario, el contenido y su diseño.
  1. Descubre la cara de tu negocio: Adopta una “manera de ser” que exprese tus pensamientos y emociones. Escribe y publica como un ser humano, no como un robot. Tienes que ser social e informal, pero de forma relevante para el target al que va dirigido. La clave es: Si funciona con tus clientes es apropiado. Todo depende de tu público, ya que ellos tienen el poder de definir el significado del término “apropiado”.
  1. Identifica a tus leads o clientes potenciales: Debes encontrar y comprometerte con las comunidades donde se encuentran tus clientes potenciales. Busca cómo interactuar en las comunidades que tu target habitúa a usar, por ejemplo, con el sincero objetivo de ayudarles. Aunque tengas cientos de miles de seguidores, lainteracción con la marca es lo más importante. Si esta es baja, la razón más clara es que tus seguidores no están conectados con el contenido que tu marca ofrece. 
  1. Escoge una plataforma ideal para ti: Antes de elegir la red que más te conviene, pregúntate qué es lo que te gustaría conseguir. Lo normal sería incrementar las ventas, aumentar el engagement o conseguir fidelizar clientes. Debes estudiar en qué plataformas tus clientes pasan más horas al día y qué pretenden mientras navegan en ella, esa es la red social en la que has de enfocar tus esfuerzos de marketing online.
    Seguramente tu elección se dirija a más de una plataforma, pero ten en cuenta que no es necesario estar presente en multitud de redes sociales, más vale escoger una y trabajarla adecuadamente. Ve más allá cuando estés100% seguro de que la dominas.
  1. Dedica tiempo a generar un calendario de contenidos: No puedes permitirte el lujo de compartir cualquier cosa en tus perfiles. No todo contenido es válido, no toda forma de publicar funciona y publicar a cualquier hora tampoco funcionará. Debescompartir contenido atrayente y de calidad para tu público objetivo.
    Necesitas una estrategia específica para los contenidos indicando el tipo de contenido a publicar (vídeo, infografía, post, etc) y cuándo y dónde planeas hacerlo. No convertirás a tus seguidores en compradores ni evangelizadores de la marca si no estableces unos objetivos claros desde el principio.
  1. Asigna un presupuesto coherente: Internet y las redes sociales no son gratis. Una estrategia en redes sociales requiere gastos. Si quieres hacer las cosas bien, no te escaparás. Tienes que tener muy bien controlado un presupuesto para: Equipo humano (Community Manager), anuncios o Ads, acciones de marketing y herramientas online (herramientas de gestión, medición y análisis de tus campañas).

Para concluir, si quieres generar una correcta estrategia, pregúntate: ¿qué es lo que buscas con las Redes Sociales?

Esperamos que estas claves dejen claro la necesidad de tener bien estructurada y preparada una estrategia de marketing en redes sociales. Sin una buena base y un buen plan, las acciones se convierten en una ruleta de la suerte. Utiliza las herramientas estratégicamente, con foco en el contenido dirigido a un público amplio, y tendrás éxito.