Peg + Gato: un ejemplo de desarrollo de una estrategia digital

Las propuestas de comunicación que implican una cierta complejidad de target, como las series para niños, cuyo público es infantil pero el alcance de redes debe enfocarse a los padres, suponen la elaboración de una estrategia que encuentre el equilibrio entre ambas generaciones, poniendo especial énfasis en el carácter didáctico y a su vez, divertido de la serie e incorporándolo al contenido editorial.

En el caso de Peg+Gato, WK partía de cero en cuanto a perfiles en redes sociales y ese lienzo en blanco permitió mantener un enfoque consistente desde el principio.  Como parte de la estrategia se planteó una campaña continua de promoción y construcción de una identidad de la marca, incorporando contenidos creativos e interactivos con componente relacionado con la formación de lazos familiares mediante contenidos con propuesta de actividades didácticas en consonancia con el estilo de la serie. Al tratarse de un programa centrado en la enseñanza de matemáticas, cobra especial importancia que las publicaciones tengan un carácter divertido y lúdico, con juegos y actividades que también generen atracción y fomenten la curiosidad de los niños por la serie, De esta forma, con perfiles dinámicos y de carácter pedagógico, conseguimos crear una implicación por parte de los padres que potencia la expansión de la marca y la popularización de sus productos.

Este calendario editorial de redes incluye concursos de temporada que implican productos de la serie y propuestas de interacción atractivas y, de nuevo, que intensifican el vínculo entre padres e hijos. Estos concursos no sólo aumentan la fidelización de los usuarios tanto a las redes como a la propia serie, sino que además redirigen el tráfico de los mismos a los sites de compra online de los productos que se visibilizan en esas publicaciones.

Como uno de los elementos de apoyo a la campaña continua, se suman las campañas de Social Ads, tanto en Facebook como en Instagram, que mediante la promoción de determinadas publicaciones clave aumentan el alcance y el rendimiento de las redes. Junto a estas acciones, realizamos colaboraciones con influencers del sector, que representan la imagen del público objetivo y llegan a éste ofreciendo una imagen de cercanía y confianza en la marca que concuerdan con el tono de la línea editorial que se mantiene en las publicaciones.

“No vendamos la piel del oso antes de cazarlo”

Se ha hablado mucho y, sobre todo, en los últimos tiempos del “Big Data”. Y es que la recopilación de grandes cantidades de datos y el análisis de tendencias del consumidor permiten a las agencias de medios, RRPP y publicidad no solo identificar oportunidades, sino mantenerlas, generando su vez reputación corporativa. (Un concepto que parece en desuso pero siempre presente y del que hablaremos más detenidamente más adelante).

Y es que la capacidad de conocer las necesidades y gustos de los potenciales consumidores, y su satisfacción a través del análisis, permite a su vez la obtención de nuevos productos para satisfacer las necesidades de los clientes y, aún hay más, “predecir” tendencias, recomendar otros nuevos productos y aumentar la rentabilidad.

No olvidemos que en el campo de la publicidad y los medios de comunicación desde siempre se ha trabajado con multitud de datos, variables e indicadores, por un lado, de hábitos de consumo publicitario y, por otro lado, de resultados obtenidos… (Ahora es cuando nos aproximamos a conceptos como notoriedad, intención de compra, penetración de imagen de marca, etc.).

Pero lo cierto es que, hoy en día, la vertiente digital ha multiplicado de manera inimaginable la  explotación audaz de esta ingente cantidad de datos y, con ella, la idea de una campaña eficaz.

Hablamos de las ventajas que trae consigo la digitalización, como la posibilidad de interacción con los usuarios, el re direccionamiento al punto de venta, la gestión en tiempo real del plan de medios inicial… De hecho, contamos con la posibilidad de modularlo según los resultados que se van obteniendo, multiplicando su eficacia, evitando tener que esperar a la finalización de la campaña para implementar lo aprendido en la siguiente.

Actualmente, debido a esa digitalización e interacción que se da entre todos los medios, resulta prácticamente imposible aislar la planificación de medios convencionales de no convencionales y hay desarrollados mecanismos de medición en relación a estos ecosistemas y a su impacto en las ventas. Por ejemplo, un anuncio visto en televisión habitualmente genera demanda de búsquedas en Google. Y, a partir de las búsquedas, se puede realizar un correcto re direccionamiento a los medios propios de la marca, multiplicando así la eficacia de la campaña. Y así un largo etcétera.

No obstante, hay factores a tener en cuenta antes de vanagloriar sin cuestionar la capacidad y gran potencial del big data. Es cierto, se puede obtener un conocimiento de los stakeholder que nos permita impactarles de forma personalizada y, a su vez, generar insights, nuevas oportunidades, nuevos productos, nuevos clientes…. Pero, !cuidado! No perdamos de vista las posibles desventajas y menoscabos para las agencias ante una serie factores iniciales: su acelerado desarrollo y su uso indiscriminado y errado, la multiplicidad de plataformas para la obtención de estos datos y la reciente problemática que acompañó a la LOPD.

Pero, sobre todo, y lo más importante, que tengamos cuidado de valernos de este concepto para generar falsas expectativas ante el cliente. No vendamos la piel del oso antes de cazarlo.