El teletrabajo, ¿futuro después del Covid?

El teletrabajo llegó a principios de marzo de 2020 a España con la irrupción de la pandemia y no tiene intención de irse. Cada vez son más las empresas que apuestan por mantener incluso después de la vacunación, esta modalidad de trabajo.

Según el informe Teletrabajo y trabajo en movilidad en España y la UE, publicado por el Observatorio Nacional de Tecnología y Sociedad (ONTSI), un 11,2% de los españoles activos (2,14 millones) teletrabajaron más de la mitad de su semana laboral durante el primer trimestre de 2021, lo que supone un asentamiento del trabajo en remoto por encima de una solución temporal al confinamiento o las restricciones de movilidad, aunque sigue siendo una opción solo en determinadas profesiones.

El teletrabajo no es simplemente la traslación de las labores de un escenario a otro, sino un sistema nuevo que requiere la adaptación de las compañías y de los propios trabajadores, con procesos bien definidos que otorguen la autonomía y la eficiencia que todas las partes esperan.

¿Cómo nos adaptamos en WK Communication a este cambio?

Desde que el 15 de marzo de 2020 el Gobierno de España decretara el Estado de Alarma, nuestros trabajadores empezaron a teletrabajar. Desde el primer momento se les dotó a todos los trabajadores de los materiales necesarios para que pudieran ejercer de una forma satisfactoria su trabajo desde casa. Las videollamadas a través de Google Meet, fueron fundamentales y muy útiles, para no perder el contacto visual tanto con clientes como de forma interna.

La vuelta física ha sido de forma progresiva. Empezó en enero de 2021, cuando poco a poco, y en función de los compromisos con clientes y equipos, algunos compañeros acudían a la oficina. Y fue en marzo cuando se estableció que dos mañanas a la semana todo el personal asistiera a la oficina de forma presencial. Como fórmula para poco a poco retomar el contacto asiduo y continuo entre todos los compañeros. Una socialización también necesaria en nuestra profesión.

La experiencia y la productividad respecto al teletrabajo ha sido tan buena que en los dos meses de verano todos los trabajadores podremos trabajar desde casa. Una ventaja que se suma al habitual jornada intensiva. A partir de septiembre, volveremos a la fórmula mixta, teletrabajo y asistencia física. Porque creemos en WK que lo mejor (habiendo pasado por la experiencia previa) es conciliar la vida laboral con la personal de la forma más beneficiosa y saludable posible.