Entradas

, ,

¿Cuándo sabes si una estrategia ha resultado efectiva?

A la pregunta “¿cuándo sabes si una estrategia ha resultado efectiva?” la mayoría de individuos tiene respuesta, incluso si no están relacionados con el mundo del marketing, la comunicación o las RRPP.

“Bueno… pues cuando se han cumplido los objetivos marcados”. Sí, obvio. Pero, aún cumpliendo los objetivos, ¿Cuándo quedas realmente satisfecho? (Recuerdas… esa sensación de plenitud que continúa tras llegar a casa, y que solo te aporta ser conocedor del trabajo bien hecho).

Bien, pues esa misma sensación es la que hemos compartido en WK Communication estos días. Hemos hecho recuento de los diferentes proyectos que hemos realizado este año, y no podemos evitar pararnos un momento a repasar una de las ideas más emotivas y a la vez más pragmáticas que se gestaron en nuestra “cocina”. Y lo cierto es que culminó en una estrategia completa y perfecta en cuanto a resultados:

110.000 dípticos, 1.500 Totem, 1.000 PLVs y centenares de adhesivos, vinilos y posters repartidos por todo el país, lonas de gran formato en Madrid y Barcelona; más de 7.797.000 ejemplares difundidos con la imagen de la campaña en cuestión, una audiencia que superó los 34.417.000 lectores y los 6.261.488 de oyentes; más de 1 millón de visualizaciones entre los vídeos de España y todas las RRSS de la firma (cuya web incrementó en un 200% el tráfico, con más de 300.000 sesiones chequeadas durante el periodo que duró la campaña, que propusimos meses atrás… Y fue a Mitsubishi Electric, la firma de aire acondicionado líder del sector.

Desde la entidad nos solicitaron en abril activar una campaña dirigida a reconocer y reforzar el vínculo con sus clientes y consumidores y agradecer su confianza, y hacerlo manteniendo los valores intrínsecos al ADN de la firma: Innovación y Tecnología, Durabilidad, Expertise y Eficiencia energética y respeto al medio ambiente.

Desde WK Communication nos pusimos inmediatamente manos a la obra y conseguimos ofrecer al cliente una estrategia completa centrada en uno de sus productos estrella y que se estructuraba sobre una idea muy concreta: “Como las buenas relaciones, la nuestra contigo se basa en la confianza y durabilidad”.

Este fue el concepto desarrollado y que buscaba conectar con el consumidor, interactuar con él mediante imágenes de situaciones reales emotivas, cercanas y reconocibles que desatacaban la conexión con sus propias vivencias. Concretamente, la idea editorial desarrolló “la importancia de la fortaleza y la durabilidad en la relación con las personas que confían en Mitsubishi Electric, aliados que han permitido que la compañía se haya convertido en la marca líder en ventas en el mercado de Aire Acondicionado. Un aire acondicionado que está presente en el día a día de la vida de todos, que te acompaña en todos los momentos”.

Además del claim “Siempre contigo, Mitsubishi Electric”, se ideó que los visuales se asociasen a la celebración del Mundial de futbol 2018, lo que representó una oportunidad fundamental para interactuar con el consumidor, combinando un plan global de contenido bien programado.

La promoción vino acompañada de un acto corporativo de presentación de campaña al más puro estilo “team building” en el Estadio Santiago Bernabéu, en el que se dieron cita más de 400 personas relacionadas con la entidad, entre clientes, distribuidores y empleados, y que contó con la presencia especial de dos ases del Fútbol, Iván Helguera y Rafa Martín Vázquez, que hicieron de maestros de ceremonias del encuentro.

Resultados satisfactorios 100%

La campaña, de cobertura nacional, se pudo ver tanto en punto de venta como en distintos formatos publicitarios (con vinilos, displays, tótem, etc.) soportes on y off con redaccionales, branded content y redes sociales.

Bueno, los resultados ya los hemos comentado. Y la satisfacción del trabajo bien hecho, también.

 

,

¿Por qué es necesario un plan de comunicación efectivo? (II)

En el anterior post bajo el mismo título vimos la importancia de conocer exactamente qué entendemos por un plan de comunicación, pero a la hora de hacerlo efectivo hay una serie de elementos a tener en cuenta, previsibles en todo caso, pero imperiosos en su necesidad de ser incluidos en la estructura comunicacional una empresa.

Como guía ineludible, recordamos las aportaciones de Petit Cano [1], que atiende a aquellas cuestiones a las que, en definitiva, debería responder todo Plan de Comunicación:

Identificación de objetivos y fines

Primordial es que sean coherentes, entendibles y compartidos y asumidos por la globalidad del equipo: unívocos, concretos y relacionados directamente con el fin último; además de posibles y realistas, proporcionados a la empresa, legítimos y éticos.

Identificación del público objetivo

¿Participan en los objetivos de mi empresa? ¿Son directos o indirectos? ¿Tienen vinculación por su ubicación geográfica o por sus características sociales y culturales?

Delimitación de medios

Nunca deben confundirse con los fines. Nos referimos a soportes y herramientas de comunicación: desde notas de prensa hasta publicidad, MD o atención telefónica. Eso sí, deben ser: eficaces, idóneos al objetivo, asequibles y, por su puesto, estar disponibles.

Presupuesto

Será la idea de proporcionalidad la que nos ayude a delimitarlo:

  • Proporción entre el valor de cada objetivo y el coste total del plan.
  • Proporción el coste de los medios utilizados (canales) y el público objetivo.
  • Proporción entre la inversión y los resultados.

Fijación de plazos

Sabido es que lo que está fuera de plazo no sirve a la causa que motiva la actuación. Es vital diferenciar el plazo deseable del disponible. Deben ser: realistas y flexibles ante eventualidades. Este adelanto y previsión ante situaciones adversas aisladas que puedan resultar contraproducentes para la empresa y perjudiciales para su imagen debe plasmarse en un plan de crisis. Pero este punto mejor lo desarrollamos en otra ocasión, pues su post es merecido.

Sistema de evaluación

Mediante un sistema y metodología determinada se establece la relación coste-beneficio de la comunicación corporativa. No obstante, a lo largo del proceso se han creado una serie de valores intangibles derivados de haber generado una buena (o mala) imagen. Esta medición representa un valor añadido y tiene repercusiones en distintas áreas de negocio.

Pero ¡Cuidado! No esperemos al final del proceso: si lo que se está realizando no corresponde con lo que se planeó, difícilmente lograremos el objetivo propuesto.

Hay que matizar que todo Plan de Comunicación está determinado por definición con la actividad y la razón de ser de la empresa en cuestión, además de por su cultura organizacional, por lo que se deduce que no todos deben seguir un mismo esquema y desarrollarse de igual modo.


[1] Petit Caro, A. (2001): “El plan de comunicación: génesis y desarrollo”. Bel Mallén, J. I.  (coord.) Comunicar para crear valor,  la dirección de comunicación en las organizaciones, Ediciones Universidad de Navarra. EUNSA. Pags. 171-196.

,

¿Por qué las empresas necesitan un plan de comunicación efectivo? (I)

Las empresas poseen características que las hacen ser diferentes unas de otras: realizan una determinada actividad u ofrecen un determinado producto o servicio, pertenecen a un sector determinado y se dirigen a unos públicos concretos con fines precisos. También planean sus actividades en función de una serie de condiciones, valores y reglas determinadas, establecidas por la empresa misma. Pero hay un denominador común: la noción de prosperidad y supervivencia que subyace desde su nacimiento, ya que lo contrario supondría el fin de su existencia.

Para conseguir este progreso, es imprescindible:

  • Llegar a todos y cada uno de los públicos objetivos que tiene la empresa.
  • Dar a conocer aquello en lo que trabaja y la actividad que desarrolla.
  • Lograr que la imagen de la empresa que tienen los stakeholders, o grupos de interés, sea positiva y, finalmente, aceptada.

Una empresa debe integrar correctamente todos estos factores para transmitir lo que realmente desea a través de una comunicación efectiva y estructurada, sin fisuras y que agrupe todos y cada uno de los pilares que sustentan la propia empresa. Y es ahí donde se erige como elemento indispensable el plan de comunicación.

Muchos autores nos hablan de la necesidad de concretar un Plan Integral de Comunicación para nuestra empresa. Christian Regouby señala, por ejemplo “la necesidad de una plataforma estratégica de comunicación que establezca una relación entre objetivos, estrategias, conceptos y planes de acción, configurando en su conjunto un documento de relaciones y dependencias de una cierta utilidad conceptual”[1].

¿Qué es un plan de comunicación?

Una definición de Plan de Comunicación que nos puede ayudar a aproximarnos a la idea que debe transmitir el concepto, nos la aporta el periodista Antonio Petit Caro que lo define como:

“El programa de trabajo, en materia de relaciones con el conjunto de la sociedad o con alguno de sus segmentos, que de manera sistematizada trata de alcanzar unos objetivos predeterminados, mediante una metodología y unos medios ajustados a la propia realidad de su protagonista y desarrollado de acuerdo con las tecnologías de la comunicación”[2].

También podemos entender un plan como un “modelo sistemático de una actuación pública o privada, que se elabora anticipadamente para dirigirla y encauzarla” tal y como viene recogido en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española.  Esta definición vinculada al concepto de comunicar “hacer a otro partícipe de lo que uno tiene. Descubrir, manifestar o hacer saber a alguien algo[3] nos ayuda a entender más aún la idea de lo que, en definitiva, debe transmitir un plan de comunicación.

No obstante, si bien es cierto que cualquier empresa que desee elaborar un plan de comunicación debe atender a una serie de principios básicos, también es primordial hacerse eco del importante papel que han adquirido en las nuevas fórmulas y formatos de comunicación de cara implementarlos en nuestra estrategia.

¿Quieres saber más sobre la importancia de un plan de comunicación efectivo para tu empresa? No te pierdas las novedades de nuestro blog porque pronto te contaremos más cosas sobre esta herramienta de trabajo que no puede faltar en tu negocio.

 


[1] Regouby, Christian (1989): La Comunicación Global, Ed. Gestió 2000, Barcelona.

[2] Petit Caro, A. (2001): “El plan de comunicación: génesis y desarrollo”. Bel Mallén, J. I.  (coord.) Comunicar para crear valor,  la dirección de comunicación en las organizaciones, Ediciones Universidad de Navarra. EUNSA. Pags. 171-196.

[3] Diccionario de la RAE.

, ,

Tendencias de comunicación y marketing en 2018

Las tendencias de marketing B2B y B2C nos harán avanzar hacia nuevas direcciones. Una combinación entre avances tecnológicos y cambios en el comportamiento del comprador. Son siete las tendencias más destacadas que no puedes perder de vista este año a la hora de trazar tu estrategia, ¡hay mucho que tener en cuenta! ¿Lo revisamos?  Leer más